Reto 10K: Pisar o no pisar, esa es la cuestión

Es día de entreno y mi cuerpo lo sabe. Bueno, en realidad Miyagi se encargó de recordármelo ayer con una misiva en forma de whatsapp de la que se podía extraer que no tendría piedad conmigo al día siguiente.

El caso es que, pese a esa amenaza latente, noto las ganas de entrenar, de salir a correr un poco más que el día anterior y darlo todo y esa sensación me gusta y mucho. Llego a nuestro punto de encuentro habitual en la Expo y me encuentro a Miyagi esperándome con camiseta negra – afortunadamente –. Gracias, Migyagi. El sol me venía cegando todo el camino y lo último que necesitaban mis pupilas era tener que enfrentarse a una camiseta fluorescente.

Tenemos el cierzo de cara, así que le propongo cambiar de ruta. “Chica lista María – San. Hoy ruta nueva. Miyagi probar ayer recorrido”. No se le escapa una a este hombre, oye. E iniciamos el trote adentrándonos por sendas entre matorrales, árboles, flores y piedras. Me llevo sutilmente una mano al costado porque noto un leve pinchazo, pero me descubre. “¿Ya pinchazo María-San? No llevar ni 200 metros” Sonrío con ganas de ponerle la zancadilla por esa dosis de innecesaria sinceridad mientras anoto mentalmente: Miyagi es en realidad un camaleón con visión 360º.

Seguimos adentrándonos entre la vegetación, y cambio la necesidad de contener el pinchazo, por la de cortarme la pierna izquierda. Me duele la rodilla y el pie con cada pisada y no le encuentro una explicación lógica. Me pregunta si estoy bien y finjo que sí con una dignidad impostada. Continúo corriendo, saludando a los viandantes con los que nos cruzamos, observando el bosque propio de una película de Tim Burton en el que nos encontramos… pero no puedo más y me pilla de nuevo. “María-San duele pierna. Pierna izquierda. Deber parar. Cuerpo sabio emite mensajes que no querer escuchar”. Paramos, me mira con cara de reprobación y continuamos caminando mientras me explica con sumo detalle qué me está pasando. “María-San pisar mal. Pisada, importante. Deber buscar respuesta. Primero, acupuntura para aliviar dolor”. Su consejo me arranca una sonora carcajada, pero admito que me hubiera decepcionado tremendamente si me hubiera recomendado tomar ibuprofeno como un occidental cualquiera. El caso es que no he probado la acupuntura en mi vida y soy bastante aprensiva con las agujas, pero ha tenido tanta gracia que igual hasta me lo pienso.

El dolor cede y arranco a correr de nuevo. “¡Venga, que ya no me duele!” Miyagi suspira negando con la cabeza “María-San ser terca como perra. No entender nada”. “¿¿Cóooooomoooo?!” – contesto con cara de Emoji ojiplático – “Perro animal más terco en horóscopo chino” “Ah, bueno…” Y la conversación acaba súbitamente cuando de nuevo tengo que parar por culpa de otro pinchazo en la rodilla.

Miyagi gana la partida y damos por finalizado el entreno de hoy tras unos tristes 3kms. No sé si soy terca como una mula o como un perro, si es cosa de la pisada o si el remedio está o no en la milenaria sabiduría de la acupuntura china, pero lo que sí sé es que me duele la rodilla y me cuesta caminar, así que no puede ser bueno en la vida que intente seguir corriendo.

“¿Servesita?”, me pregunta al llegar de nuevo a la Expo. Será chino, pero el tío no perdona una Ambar. Nos la tomamos a un ritmo un poco más rápido de lo habitual, porque, aunque Miyagi ha adoptado muchas de nuestras costumbres como propias, parece que es reticente a eso de “coger una chaqueta por si luego refresca” y se está quedando tieso, el pobre.

De vuelta a casa, el karma decide compensar mis dolores con una bonita puesta de sol a la altura del puente de la Almozara. Miro mi reloj, las 21.15. Mucho antes de lo habitual. Así que aprovecho para hacer una visita sorpresa a mis tíos a los que hace tiempo que no veo.

Entro en casa pasadas las 22.30hs pero con una sonrisa. Me duele la pierna, pero no hay mal que por bien no venga.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.