Reto 10K: ¡No podrás conmigo maldito covid-19!

No os cuento nada que no sepáis. Estoy confinada en casa como el resto de españoles ahora mismo. Y como a la gran mayoría, se me está haciendo muy largo (y eso que mis únicos conflictos fruto de la convivencia son con mi gato). Pero cuesta mucho mirar por la ventana y pensar en todas las cosas que antes hacía de forma cotidiana y que ahora no hago porque sencillamente, no puedo. Y correr es una de ellas. Llevaba un mes haciéndolo, un mes sufriendo, pero también avanzando a pequeños (pero firmes) pasos. Un mes ilusionándome con una fecha en el horizonte: el 19 de abril y ahora el covid-19 parece que se lo ha llevado todo. 

Y digo parece, porque superada la etapa de frustración y pesimismo inicial, piensas con la cabeza algo más fría y te das cuenta de que esta situación es solo algo temporal y que hasta en los peores momentos, hay algo positivo con lo que quedarse. Y si vamos a estar encerrados quince días, yo elijo esta opción. Elijo la opción de aprender y luchar. Y lo siento coronavirus, pero no vas a poder conmigo. Porque si Zaragoza no se rinde, los runners solo miramos atrás para coger impulso. Y yo pienso seguir corriendo, aunque sea por el pasillo de mi casa. Y si hago corto, hasta por el garaje.

Tontadas aparte, hay mucho por hacer cuando se trata de no perder forma física estando confinado en casa. Una sencilla y que no requiere de gran logística, es hacer ejercicios para fortalecer el core. Algo especialmente positivo para runners, pues el core es la parte central del tronco, y, por tanto, la encargada de sostener el tren superior y el inferior. Básico para correr, vaya.

Son muchos los ejercicios que podemos hacer en casa para fortalecer el core: plancha, plancha lateral, plancha lateral con flexión, puente, elevaciones lumbares… y por supuesto, los abdominales de todo tipo. Para llevarlos a cabo, el ideal sería usar la típica esterilla de yoga que todo el mundo ha sacado del trastero en estos días. Pero si como yo, te dejaste la dichosa esterilla en casa de tus padres, una manta o toalla en el suelo bastarán para protegernos las lumbares. Y cuando acabe el confinamiento te compras una docena si hace falta.

Combinar los ejercicios de tonificación con algo de cardio, nunca viene mal, así que, si tenéis opción de correr por el pasillo, por el garaje, o subir y bajar las escaleras del portal, dedicarle unos veinte minutos dos o tres días a la semana sería perfecto para seguir en forma.

Ya veis que cuando se trata de seguir en forma y, sobre todo, no perder la cabeza ante la falta de actividad a la que tan poco acostumbrados estamos, hay muchas opciones que yo ya he comenzado a poner en práctica. En mi mente, un nuevo horizonte: el 8 de noviembre. Fecha que la organización del Maratón de Zaragoza está barajando para celebrar esta prueba y el 10K. La ventaja es que, con el margen de tiempo extra que voy a tener para entrenar, si pensaba hacerla el 19 de abril en 60 minutos, lo mismo me vengo arriba y el 8 de noviembre la hago en 40. Y de paso, se la dedico a toda la gente a la que cada día aplaudo desde mi ventana. Vosotros, sois los auténticos héroes del coronavirus.   

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.