Reto 10K: Cómo superar los miedos previos a una carrera… (y no morir en el intento)

Falta poco más de un mes para que llegue el gran día. El 19 de abril está cada vez más cerca y con él mi reto de convertirme en runner en 77 días. Y los nervios, las interrogantes y los miedos afloran silenciosamente… sin prisa, pero sin pausa. Y como no hay forma de sacarlos de mi cabeza no me queda otra que compartirlos con vosotros.

Miedo número uno: ¿y si no estoy preparada para correr 10 kilómetros?

Me lo han dicho por activa y por pasiva pero no lo puedo evitar. Sigo siendo escéptica. Dicen que no necesitas correr 10 kilómetros durante los entrenamientos para que el día de la carrera logres completarlos. Que, el entrenamiento semanal, sumado a la bajada de kilómetros de la última semana y al ambiente del día de la prueba hacen que, con llegar a los ocho, sea suficiente. La clave está – dicen –  en que el día de la carrera, en medio de ese ambiente de fiesta y euforia, te vienes arriba y tu mente te ayuda a completar esos dos kilómetros extra. Porque llegado a ese punto de la carrera se te olvidan los dolores en tobillos y las rodillas y tu mente solo piensa en cruzar la meta y lo hace con tanta fuerza, que termina por convencerte. Y es que no olvidemos que al final, una carrera no solo es un reto deportivo sino también mental.

Miedo número dos: ¿y si llego fuera de tiempo?

Lo tengo claro. Lo de menos es el orden de llegada. Yo no empecé a correr con la intención de llegar en un puesto o en otro y tampoco hubiera tenido mucho sentido hacerlo. Empecé a correr para demostrarme a mí misma que podía ser capaz de cumplir un sueño. Y sí, reconozco que me daría un poco de rabia llegar fuera de tiempo. Bien es cierto que en el caso de la 10k del Maratón el tiempo máximo para realizar la prueba es de 1 hora y 15 minutos (tiempo que debería ser suficiente) pero mi miedo a no conseguirlo sigue ahí. Como un monstruo durmiente debajo de mi cama. Un miedo al que, por otro lado, pienso mirarle a la cara.

Miedo número tres: ¿y si me lesiono?

Sé que no es algo que debería pasar mientras corra de manera inteligente y no como pollo sin cabeza. Pero oye, nunca se sabe… de momento me han aconsejado descansar bien la noche anterior, madrugar para desayunar con tranquilidad unas dos horas antes de la prueba, llegar con tiempo suficiente a la carrera e, importante, calentar antes de arrancar a correr e intentar llegar tranquila. Veremos a ver si me acuerdo de todo…

Pero sería injusta si solo hablase de miedos cuando pienso en la 10K del Maratón. Porque cuando lo hago pienso también en superación, euforia y en grandes dosis de adrenalina corriendo por mis venas. Está claro que todavía no sé si lo conseguiré, pero lo que tengo clarísimo es que lo voy a intentar. Y que espero que ésta sea la primera de muchas. El 19 de abril saldremos de dudas…

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.