Reto 10K Maratón: El subidón de correr con música

Domingo, 9.00 de la mañana. Desayunas un café doble en un intento desesperado por no volver a la cama mientras miras el plan de entrenamientos de reojo. Toca entrenamiento por tu cuenta, pero tu cuerpo te dice que no, que lo que toca es dormir hasta las 11 e irte de vermut como está mandao’.

Debates contigo mismo, llegas a un acuerdo y te enfundas las mallas. Y como es la primera vez que corres sola, esta vez decides correr con música. Y de paso estrenas los auriculares inalámbricos que te regaló tu mejor amiga como muestra de apoyo cuando le contaste el embolao’ en el que te habías metido (el de convertirte en runner en 77 días).

Y sales a correr. Y te pones a dar vueltas por la ribera del Ebro como los otros treinta runners vestidos con colores fluorescentes con los que aproximadamente te cruzas en los quince primeros minutos. El paisaje va cambiando al son de la música. Puente de Hierro, ribera, Puente de Piedra… No sabes muy bien si corres o estás grabando un videoclip. Pero tú te sientes así, una verdadera estrella de pop con tus mallas y zapatillas de deporte. Y se te olvida que estás corriendo, y tú solo corres y sigues corriendo mientras escuchas tus canciones favoritas durante tres vueltas seguidas. Y hasta pillas los semáforos en verde y no tienes que parar. Corres, esquivas perros y peatones… ¡y hasta cantas sin ahogarte!

Te empiezan a molestar las tibias y las rodillas como de costumbre al cabo de 20 minutos, pero inexplicablemente tienes fuerza para correr durante ¡16 canciones seguidas! Te preguntas qué ha pasado al llegar a casa con la cara completamente roja a punto de explotar. Ha pasado que has corrido para dejar atrás los pequeños problemas del día a día, para desconectar y sentirte libre y esta vez lo has conseguido y hasta tienes ganas de repetir. El subidón de correr con música es tan inexplicable que tras una ducha y sentarte en el sofá solo piensas en cuándo será la próxima vez que lo hagas. Porque esto no ha hecho más que empezar. Y al final sabes que le acabarás cogiendo el gustillo a esto de correr.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.