Kit básico del runner novato

Cuando uno empieza a correr surgen dudas. Eso es así. En mi caso, las primeras han venido de la mano de la época del año en la que he decidido empezar a correr: febrero. Porque claro, no es lo mismo correr en verano que correr en invierno.

Entonces, ¿cómo haces para correr con frío? Y, sobre todo, ¿qué te pones para correr con frío? Evidentemente correr con abrigo de lana y bufamanta, no es la mejor opción. La clave está en la ropa y en el número de capas. Lo aconsejable es llevar una primera capa térmica ajustada al cuerpo (mallas y camiseta), una segunda capa que puede ser más fina o gruesa en función del grado de “friolerismo” de cada uno y una tercera en forma de cortavientos o membrana impermeable si llueve. Gorro y guantes son también aconsejables. Lo que aprende una haciendo running, oye.

Por encima de los colorinchis que lleve tu ropa de runner (hay a quien le importa, pero yo de momento prefiero ir de oveja negra y pasar desapercibida) está el tema del tejido. Eso sí es importante. Porque no es lo mismo correr con una sudadera de algodón que cuando sudes se quede empapada, que con una prenda técnica y transpirable que no retiene tu sudor y te ayuda a mantener tu temperatura corporal. Así que sí, merece la pena invertir en este tipo de prendas.

Siguiente duda, ¿dónde meto las llaves, el móvil y una cartera (aunque sea diminuta)? Afortunadamente alguien se hizo esta misma pregunta hace tiempo e inventó una maravilla: los running belts o “cinturones portacosas”. Pesan poco, cabe de todo y se ajustan a tu cintura o cadera. La solución que hará que puedas correr sin llevar los bolsillos cargados o la mochila de lado a lado de tu espalda. 

Siguiente. Las zapatillas. Evidentemente no se puede empezar a correr con las zapatillas que te pones para “ir de sport” los domingos de vermut con tus amigas. Para correr lo que necesitas son zapatillas de running y a la hora de elegirlas debes guiarte por algo más que el diseño. Lo mejor cuando estás “tan verde” como yo, es dejarse asesorar. En mi caso en Running Zgz me han ayudado a dar con el modelo perfecto. Unas zapatillas chulas, adecuadas al entrenamiento que voy a hacer (porque no es lo mismo correr por ciudad que por el monte) e importante, dentro del presupuesto que tenía pensado.

Así que con mi kit de runner novata lista ahí voy, entrenamiento a entrenamiento, haciendo lo que puedo. Cada día tengo agujetas en una parte nueva de mi cuerpo, pero las endorfinas comienzan a hacer su trabajo y al terminar el entreno me voy agotada, pero con una gran sonrisa a casa. Cada día estoy más cerca de conseguirlo y eso me da fuerzas para seguir corriendo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.