Este año afrontamos el reto de la prueba con una pequeña novedad, ya que el recorrido cambia ligeramente en los 5 primeros kilómetros. Para que afrontes la carrera con garantías de éxito, te proporcionamos unas pautas que puedan servirte de ayuda para que la completes y te sientas orgulloso de ti mismo.

  • No tengas prisa por pasar por debajo del arco de salida, ya que te daremos el tiempo neto desde que salgas hasta que cruces por la línea de meta.
  • Los primeros kilómetros son muy llanos y cuentan con pocas curvas, por lo que son perfectos para entrar de lleno en carrera cogiendo buen ritmo.
  • A partir del kilómetro 12, quedan atrás las riberas y comienza una leve subida que te hará llegar al Parque Grande, un lugar habitual de entrenamiento para los corredores de la ciudad.
  • Al llegar al kilómetro 18,5 estarás en el punto más alto del recorrido. Una vez allí, ya habrás pasado de 204 metros de altura a los 248 metros. Después de eso, una suave bajada nos llevará al parque, donde alcanzaremos el medio maratón.
  • A partir de aquí, del ecuador de la prueba, el circuito llanea bordeando el Canal Imperial. En el kilómetro 29 comienza una suave bajada que te dejará en el puente de la Z-30. Allí, alcanzando el kilómetro 35, hay una férrea subida de 400 metros que tendrás que superar para poder continuar hasta el final de la prueba.
  • Después de ese punto, habrá una bajada, también 400 metros, que te llevará a la parte más determinante de la carrera. Serán 7 kilómetros totalmente llanos (interrumpidos por dos cuestas livianas de solo 100 metros) que transcurren por el Pº de la Ribera, Echegaray y la Zaragoza Romana.